León Canales: el poeta y cantautor anarquista chileno espiado por el socialismo español

  • 4
    Shares

En febrero de 1977 el  PCE había sido legalizado. En noviembre de 1982 el PSOE ganó las elecciones. Hacía más de dos años que los socialistas gobernaban España con mayoría absoluta, cuando la Comisaría General de Información de la Dirección General de la Policía elaboró este documento inédito sobre el intelectual anarquista, poeta, escritor, activista y cantautor chileno León Canales que www. vocesdeldesierto.es reproduce en exclusiva: “los marxistas chilenos se mueven por Madrid”. Los servicios secretos españoles le señalaban como referentes y epicentro de los marxistas chilenos en la capital de España, indicando el apoyo que le prestaban las Embajadas de Rusia y Cuba. Gobernada en Chile el dictador militar Augusto Pinochet, quien había derrotado en 1973 por la fuerza de las armas al médico, político socialista de la Unidad Popular y Presidente Salvador Allende.

El controvertido texto policial español, aparece fechado el 18 de Diciembre de 1984 y registrado de entrada tres días después en las dependencias de la Brigada de Información Exterior.

“Los exiliados marxistas chilenos aumentan visiblemente sus actividades políticas en España contra el Gobierno de su país. Su activismo se centra en torno de la llamada “Central Única de Trabajadores de Chile (CUT)” y cuenta, como era de suponer, con el apoyo político, moral y económico de la Embajada de la URSS, que como la de Cuba lo presta preferentemente por medio de la Asociación de Amistad Hispano Cubana, sita en Madrid, calle San Marcos, 37. La CUT. que edita también unos llamados “Cuadernos Populares” intitulados “Mimbral”, coopera con el llamado “Movimiento Democrático Popular (MDP” chileno exiliado en Madrid, y ambas organizaciones que son prácticamente las mismas personas, son las que provocan las manifestaciones, algaradas, etc., centra el Régimen chileno, contra los EEUU y contra la OTAN, con el apoyo de los sectores marxistas españoles. Activista importante en Madrid es León Canales, que reside en la Avenida Donostiarra, 17-8º-3″.

Marcado por Violeta y Nicanor Parra, y cantando con Víctor Jara, Inti Illimani y Quilapayun

Pero ¿quién era ese latinoamericano tan “peligroso” para los propios socialistas españoles?.

León González Canales (Santiago de Chile 1936, León 9 de Octubre de 2012) nació en Santiago de Chile en el seno de una familia de clase media amante de la música y la cultura popular chilena. Hijo de un comercial acomodado de origen cántabro. Folklorista, poeta, escritor, ensayista, cantautor, actor y director de teatro. Autodidacta. Enemigo de la educación tradicional que comparaba con una especie de sistema carcelario. Inadaptado. Quería vivir libre sin leyes ni imposiciones.

Su padre lo puso a trabajar, primero de obrero en una fábrica, después en los Ferrocarriles del Estado, donde se aburría soberanamente. Un día se acercó a la revista “En viaje” y abordó al jefe diciéndole que quería “escribir una paginita, sobre crítica de teatro, pero no sé escribir muy bien, ¿sabe?”. Se echó a reír y se lo concedió. El mismo método empleó para entrar en la emisora Cruz del Sur, y en Radio Difusión de la Presidencia, al lado de la Moneda, donde estuvo dos años y acabó haciendo “Por los senderos de Chile”.

En 1964 empezó como locutor en Chile TV, conociendo a Violeta y Nicanor Parra quienes le marcaron. En esas fechas se dio a conocer en el programa “Bartolo Lara” promocionando música popular y tradiciones entre el público infantil.

Destacó como corresponsal y columnista de revistas y periódicos santiaguinos como Ritmo, RadioMania, y Puro Chile, cubriendo en varias ocasiones el festival de Viña del Mar. Compartió escenarios con Víctor Jara en el Teatro del Pueblo, Inti Illimani y Quilapayun.

En 1972 viajó a EEUU y Europa invitado a realizar conciertos e impartir cursos sobre cultura popular chilena. En Londres, trabajando en la BBC, le sorprendió el golpe de Augusto Pinochet. Este hecho marcó su existencia.

Desbancando a Joaquín Sabina en Londres y profesor en la Complutense sin haber pisado jamás una Universidad

Durante su estancia en la capital británica se presentó en un restaurante mexicano a pedir trabajo como cantante. Esa misma noche comenzó a actuar. Los propietarios del establecimiento optaron por él en lugar de por Joaquín Sabina quien interpretaba corridos y rancheras.

Condenado al exilio se trasladó a Madrid para emprender una nueva vida. Durante la dictadura franquista y comienzos de la transición participó en numerosos eventos culturales por la democracia. Cantó en salas como Don Alberto, el Rincón del Arte Nuevo o Clamores.

Realizó giras por distintos países presentándose en el centro George Pompidou (París), en Campo dei Fiori (Roma), y en el Centro Cultural Simón Bolívar (Estocolmo), llegando a estrenar en Broadway la obra “carta a una muchacha que debería estar en la sala”.

Cultivó amistad con Celia Guevara, hermana del Che, cuando visitó España en 1978. Por sus investigaciones en el campo del folklore fue nombrado profesor visitante por el departamento de Historia de América en la Universidad Complutense. En las elecciones municipales de Madrid de 1983 se adhirió a la campaña política de Enrique Tierno Galván dedicándole una canción intitulada “un Madrid más Tierno con el profesor”.

En 1982 fundó el Taller de Teatro Universitario estrenando obras como: “Ejercicio para diez actores y un sordomudo”, “el roto que engañó al diablo” y “la muñequita”. Tuvo gran acogida en los colegios mayores Nuestra Señora de África, Nuestra Señora de Guadalupe y San Juan Evangelista. En este último estrenó “el puterio. El desnudo colectivo más audaz de España”, una obra de tinte iconoclasta que un grupo falangista intentó boicotear.

En 1984 fue invitado por la Universidad Nehru de New Delhi para impartir un seminario sobre música latinoamericana. En España, aprovechando el boom de la “movida sudaca” realizó recitales a lo largo del país, mientras en estas fechas era objeto de seguimiento por los servicios de información policiales durante el Gobierno del PSOE.

Mejor arreglista sobre poemas de Pablo Neruda, García Lorca, Blas de Otero, Rafael Alberti y José Agustín de Goytisolo. Gran orador y altivo polemista

Algunos críticos le consideran entre los más connotados arreglistas sobre poemas de Pablo Neruda. Pone música a García Lorca, Blas de Otero, Rafael Alberti o José Agustín de Goytisolo. Por su amor hacia Cuba nunca faltó a las fiestas de solidaridad programadas por la Asociación Hispanocubana “San Bartolomé de las Casas”.

En 1985 ganó el concurso de novela corta de Moratalaz con el libro “la luna tiene hambre”. Se codeó con figuras de la canción tales como Ana Belén y Víctor Manuel, Luis Pastor, Hilario Camacho, Facundo Cabral, Miguel Ríos, Paco Ibáñez. Hizo gran amistad con la familia de Ángela Molina y Paco Rabal. Fue Director Cultural de la CUT(Central Unitaria de Trabajadores de Chile en el exilio) estrella indiscutida del centro cultural Blas de Otero donde actuó acompañado por el grupo Elqui. Todavía se recuerda su antológico concierto en presencia de los más granados poetas españoles del momento.

Enamorado de la música Andina y la cultura latinoamericana. Entre sus grandes éxitos como cantautor sobresalen: “el parque de atracciones”, “educación”, “una flor para tu pelo”, “patria mía”, “el indio mapuche”, “la maratón de Madrid”, “¿qué hora es?”, “los refranes”, “canto por cantar”, “el cantautor”, “duendes siderales”, “la calavera de Cristóbal Colón”.

Adquirió fama de polemista por sus diatribas con Vargas Llosa (a quien tildó como lameculos de los norteamericanos), el filósofo Fernando Savater o el novelista brasileño Jorge Amado. Fue un brillante orador con una gran capacidad dialéctica. Nunca se quedó callado. Reventó actos y dejó en evidencia a Jorge Castañeda (excanciller de México), al periodista francés Régis Debray (quien vendió al Che), a Jordi Solé Tura (Ministro de Cultura socialista), a Jorge Semprún, a Joaquín Leguina, a Joaquín Estefanía, al embajador de Chile y al presidente del Banco Central de Chile. Se enfrentó a Isabel Allende acusándola de plagiar a García Márquez y convertir Chile en un Macondo tropical, puso contra las cuerdas a los periodista de El País Luis Sepúlveda y Juan Cruz llamándoles “perros del amo”. Fue expulsado -por la policía- del Instituto de Cooperación Iberoamericana, la Casa de América y el Café Comercial donde durante años estableció su cuartel general dedicándose a las tertulias literarias con destacados escritores y poetas.

Ideólogo del partido INDIO de Madrid (Inmigrantes con Derechos de Igualdad) , fue autor intelectual en la toma de la catedral de Sevilla en 1991 por grupos indígenas contrarios a la celebración del V Centenario del Descubrimiento de América.

Crisis existencial, embargo de su vivienda, decadencia y muerte en absoluto abandono y olvido

A principios de los 90, desapareció de la escena musical, optando por dedicarse a la literatura y produciendo ensayos y novelas tales como: “¿Por qué maté a John Lennon?” (que editó como Noel Selanac, invirtiendo el orden de su nombre y apellido), “Krikaliov”, “Las flores del canto”, “Notas para una Biografía de Anastasio Infantas”, “el día del primer amanecer”, “la confesión de Rimbaud” o “Jiwasa”.

Pese a su esfuerzo por publicar sus obras no recibió respuestas editoriales y frustrado sufrió una crisis existencial que le llevó a separarse de su mujer Odile Michaud (francesa). Su familia e hijos en Chile también le dieron la espalda abandonándolo a su suerte. Sin trabajo, patrimonio, no produce nada y apoyo de ninguna institución invirtió sus últimos ahorros en comprar un piso de 30 metros en Malasaña, construyendo allí su barricada, iniciando una dura etapa y sobreviviendo con la picaresca y solidaridad de sus amigos. Su casa se convirtió en centro de peregrinación para muchos latinoamericanos, ofreciendo asilo a marginados, sin techo, sin papeles.

Tras vivir una década sin luz ni agua y sin pagar cuotas a la comunidad, su piso fue embargado y tuvo que rematarlo. Con el dinero obtenido compró un pequeño apartamento en Peguerinos (Ávila). Se retiró a las montañas trasformándose en monje trapense y dedicándose a estudiar química, física, matemáticas, astronomía y filosofía, y concluyendo un tratado con más de mil páginas sobre el origen del universo.

En 2010 sufrió un grave ataque de diabetes, siendo trasladado al Hospital de Ávila. Estaba a punto de cumplir 75 años. Tras ser dado de alta ingresó en la Residencia de la Tercera Edad de Villarejo de Orbigo (Ávila) donde pese a no poder moverse continúo escribiendo y cantando sus canciones. Pocas fechas después decayó siendo ingresado en el Hospital San Juan de Dios (León), donde falleció el 9 de octubre de 2012.


  • 4
    Shares

Javier Julio García Miravete

Escribo luego existo. Me apasiona la cultura y soy un empedernido luchador contra la injusticia y la corrupción. Admiro la sabiduría de los demás y a cuantos crean para la construcción de un mundo mejor. No me duelen prendas para reconocer en los demás méritos y virtudes, que me gustaría aprender de ellos. Soy un rebelde con causa siempre abierto a nuevos caminos y empresas. Periodista amante de la ciencia, el arte, la literatura, la fotografía, el cine, la música, el coleccionismo, los libros y papeles antiguos que me permiten reconstruir perfiles e historias de otros tiempos. Sueño con proyectos magníficos que me desbordan y que no logro activar por desintereses políticos. Desde aquí impongo mis normas sin someterme a protocolos. Escribo lo que quiero como quiero e intento ser libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducir »