Juan Bartolomé: Memoria visual de tres décadas de ayuda española en grandes catástrofes


Juan Bartolomé ha dedicado más de tres décadas de su vida de avión en avión, trasladando la ayuda humanitaria enviada por nuestro país a los lugares más desfavorecidos del mundo. Una actividad incansable que todavía continúa desde una ONG canaria. Entre sus herramientas de viaje para socorrer a las víctimas, siempre ha contado con un fonendoscopio y su inseparable cámara fotográfica.  Bueno…. ¡eso y una profunda vocación de servicio a la humanidad!.  Bartolomé representa  en sí mismo la mejor cooperación de nuestro país fielmente retratada en sus numerosas campañas internacionales.

Sorprendente trayectoria y más de 100.000 imágenes de recuerdo

Su trayectoria ha sido tan intensa, que el propio Juan Pablo de la Iglesia -entonces Secretario General de la AECI- confesó su sorpresa cuando le comentaron que contaba con cerca de cien mil imágenes. De ellas, 125 instantáneas resumen la colorista visión de tan singular e irrepetible cooperante. Una exposición que permaneció colgada en las paredes de la sede de la cooperación española del 23 de junio al 31 de julio de 2006, y que después ha sido exhibida en varios lugares e instituciones educativas de nuestra geografía.

En la mayoría de sus viajes, la cámara ha sido su compañera fiel, retratando la esperanza de unos y el sufrimiento de otros, así como la belleza que no pierde nunca la sonrisa y que podemos ver reflejada en la cara de muchos niños inmortalizados en sus fotos.

En ella podremos encontrar desde fotografías de crisis humanitarias como la de los Grandes Lagos en el año 1994, hasta algunas impresionantes instantáneas de enero de 2005, tomadas en Indonesia tras el maremoto que asoló el sudeste asiático.

Tres décadas de ayuda humanitaria a través de su objetivo fotográfico

A finales de Junio de 2006, (con motivo de su “jubilación administrativa” tras cumplir 70 años) la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) -actualmente AECID- y el Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH), inauguraron las jornadas “30 años de Cooperación Española: una mirada humanitaria”, sustentadas en torno a la exposición de 125 imágenes realizadas por el doctor Juan Bartolomé, sustentada en esta particular visión humanitaria de su más veterano y uno de sus más reputados cooperantes.

Durante el acto, el entonces Secretario General de la Agencia Española de Cooperación Internacional -hoy regida por Elena Madrazo- Juan Pablo de la Iglesia definió la muestra fotográfica como “una mirada sustantiva y emocional” a través del objetivo de Juan Bartolomé. Un burgalés serio que en sus instantáneas ha sabido plasmar esos momentos irrepetibles que permanecen eternos en la mente de sus protagonistas.

Karlos Pérez de Armiño, profesor de la Universidad del País Vasco, especialista en Acción Humanitaria y Rehabilitación posbélica repasó analíticamente las diferentes etapas históricas de nuestra cooperación y señaló a Bartolomé como “corazón con impulso y cabeza con buen criterio”.

«La Ruta de la Luz» en Mauritania, junto al periodista manco Pedro Fusté

Pedro Fusté, periodista -quien el 11 de marzo de 2000 perdió el brazo derecho durante un accidente de moto contra un guardaraíl- experto en cooperación internacional y acción humanitaria, recordó su experiencia en Rwuanda y Burundi con la Fundación Tierra de Hombres y cómo en 1995 pidió ayuda a la cooperación española para hacer la “Ruta de la Luz” operando cataratas y respondió por escrito Juan Bartolomé, testimoniándole su interés y pidiéndole que fuera a contarle esa idea. Era un proyecto médico y al final el cooperante español se sumó a la expedición. “En medio del desastre me encontraba con él en el desierto, de rodillas sacando fotos al cactus nacido de las primeras dos gotitas de agua, tras un mes sin llover”.

Fusté -colaborador de la Cadena Ser y antaño colaborador de «gomaespuma M-80” en el equipo humoristico de gomaespuma- manifestó su orgullo por participar en un homenaje a tan entrañable burgalés, testimoniando que ha compartido con él numerosos actos y recordando como en una ocasión le espetó “y de mayor quiero ser como tú. Socarronamente Juan me respondió: ¡ya no tienes tiempo!.”. Estamos ante un auténtico maestro en planificación y ejecución de emergencias. Un hombre metódico, analítico y socarrón. El tiempo y la experiencia le han convertido sin duda en uno de los mejores de nuestra cooperación.

“Siempre ha hecho profesionalmente lo que ha querido”. Responsables políticos de la izquierda y de la derecha con Juan Bartolomé

Además durante su homenaje también estuvo presente el anterior responsable de la cooperación española durante la etapa del gobierno del Partido Popular en nuestro país, Rafael Rodríguez Ponga y Salamanca. Y también su entonces lugarteniente Javier Jiménez de Gregorio, Ex jefe del Gabinete Técnico, quien le acompañó sobre el terreno durante el Conflicto de los Grandes Lagos, quien reveló que gracias a él “todo salió muy bien y fue un éxito”. A su juicio, este médico burgalés “representa una filosofía de vida y de trabajo”. Además “siempre ha hecho profesionalmente lo que ha querido…”.

Otra de las ponentes fue Francisca Sauquillo, Presidenta del Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad, dijo que le conoció durante la Crisis de los Grandes Lagos (Goma) en Ruanda y también se topó con él en el terremoto de Alhucemas. “no hay un solo conflicto donde Juan no haya estado coordinando la ayuda humanitaria”.

También Antoni Bruel, Coordinador General de Cruz Roja Española, recalcó su “respeto, admiración y afecto” por tan sensacional cooperante, definiéndole como “persona escéptica” quizá “por su contacto con la gente del mar, que debe ver desde lejos…” “sincero, con una sonrisa irónica bajo el bigote. Hombre de estado, muy leal y comprometido”.

La clausura de estas jornadas -«30 años de cooperación española: una mirada humanitaria»- corrió a cargo de la entonces Secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Leire Pajín, quien coincidiendo con el fin de la exposición, presentó el libro que recoge las «mejores» 125 instantáneas originales de Juan Bartolomé.

La actual Secretaria de Organización del PSOE asegura en su introducción que “representa el humanismo, la defensa de los valores y los Derechos Humanos”. “En estos tiempos en los que el reloj constriñe nuestras vidas, él es de esa rara especie a la que no le importa dedicar el tiempo que sea preciso si detrás de él hay una persona. Y no piensen que esa actitud es únicamente para con los enfermos o víctimas de catástrofes, así es con todos”.

“He trabajado en lo que más me ha gustado… “!No me jubilo: ¡me jubilan!”

Desde el primer momento, con su peculiar socarronería Juan Bartolomé siempre aseguró a todos sus amigos y colaboradores: “que quede bien claro que NO ME JUBILO, ME JUBILAN… por imponderables administrativos. Yo siempre me he considerado en deuda con la comunidad por haber tenido opción a mi educación y formación. Por lo tanto, jubilado o no siempre estaré a disposición de ella”.

Tres años después de esta “marcha forzada”, con 73 años de edad, los hechos hablan sí solos: Mauritania, Senegal, Ciudad del Cabo… y los que vengan.

“Para mí la jubilación es una situación puramente administrativa, no tiene otro sentido. La administración no tiene previstas situaciones como la mía, de alguien que está contento con su trabajo y que puede seguir aportando mucho independientemente de su edad”. Juan Bartolomé es sin lugar a dudas una persona excepcional y un cooperante incombustible, se siente orgulloso de haber trabajado “en lo que más me ha gustado, pero… ha habido que renunciar a muchas cosas”.

Artículos relacionados:


Javier Julio García Miravete

Escribo luego existo. Me apasiona la cultura y soy un empedernido luchador contra la injusticia y la corrupción. Admiro la sabiduría de los demás y a cuantos crean para la construcción de un mundo mejor. No me duelen prendas para reconocer en los demás méritos y virtudes, que me gustaría aprender de ellos. Soy un rebelde con causa siempre abierto a nuevos caminos y empresas. Periodista amante de la ciencia, el arte, la literatura, la fotografía, el cine, la música, el coleccionismo, los libros y papeles antiguos que me permiten reconstruir perfiles e historias de otros tiempos. Sueño con proyectos magníficos que me desbordan y que no logro activar por desintereses políticos. Desde aquí impongo mis normas sin someterme a protocolos. Escribo lo que quiero como quiero e intento ser libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducir »